La vagina es un órgano que presenta un olor vaginal sui géneris, éste  es dado por las secreciones vaginales y el balance entre bacterias de la flora normal y bacterias patógenas.

Por lo tanto el cambio de olor puede ser secundario a infecciones vaginales o como un proceso secundario a la mezcla de las secreciones vaginales y la hemorragia de la menstruación.

En el presente artículo describiremos las principales causas del cambio en el olor vaginal y la forma como puedes resolverlo con simples tips caseros.

¿Qué es y quiénes forman la flora vaginal?

Se denomina así al conjunto de microorganismos que residen en tu vagina de manera normal, no generan enfermedad alguna y permiten que la vagina se mantenga libre de bacterias potencialmente infecciosas.

Las bacterias que se encuentran normalmente en la vagina se denominan Lactobacilos de Döderlein, en honor al Ginecólogo Albert Döderlein quien las descubrió.

¿Cuál es la importancia de los lactobacillus?

Estos consumen glucosa y como desecho producen ácido láctico,  generando un medio ácido entre 3.5 y 4.5

El ácido láctico al mezclarse con los fluidos vaginales que son producidos por las glándulas de Skeene y de Bartholin, genera el reconocido olor vaginal normal.

Además este medio ácido obstaculiza el paso de bacterias dañinas así como el paso de espermatozoides hacia el útero.

Todo lo anterior es lo que en condiciones normales evita presentes Vaginosis, enfermedad inflamatoria pélvica, abscesos entre otros procesos infecciosos.

¿Por qué se altera el olor vaginal?

La principal causa de alteración en el olor vaginal de causa no infecciosa es la menstruación.

Cuando te encuentras con tus días de hemorragia, el paso de esta sangre a la vagina proveniente del útero genera un cambio en el pH vaginal, lo que propicia que ciertas bacterias cercanas al área puedan crecer, además los lactobacilos se disminuyen por lo tanto se pierden dos mecanismos de defensa en tu vagina y se presenta el olor menstrual.

Lo anterior puedes evitarlo con el uso de copa menstrual, dado que no altera el pH vaginal retiene de manera eficiente el sangrado menstrual y no propicia el crecimiento de más bacterias como sucede con el tampón, que podría ser una de las causas de la alteración en el olor vaginal.

¿Cómo reconocer una infección vaginal haciendo uso del olor vaginal?

Las bacterias oportunistas que logren invadir tu vagina pueden generar cambios claros no solo en el olor menstrual  sino además en el flujo mismo.

Tal es el caso de la Vaginosis bacteriana, la cual se ve acompañada por un flujo fuertemente fétido similar al pescado, característica principal de la infección por Gadnerella vaginalis.

¿Cómo evitar el mal olor vaginal?

  1. Mantener el pH vaginal normal o cercano a la normalidad.

Te aconsejamos puedas mejor la tu estilo de vida, puesto que mientras más consumo de carnes rojas, alcohol, café, grasas polinsaturadas, tabaco entre otros presentes, más variaciones presentará tu pH, permitiendo consigo el crecimiento anómalo de bacterias a nivel vaginal.

Trata de no ocupar jabones con demasiada fragancia, estas son químicos, los cuales alteran el pH, por lo que es recomendable usar un jabón neutro o de uso íntimo, de los cuales no se debe abusar tampoco dado que puede terminar erradicando tus bacterias protectoras “Lactobacillus” aumentando el riesgo de infecciones vaginales y olor vaginal fétido.

  1. Evitar el tampón y procurar usar copa menstrual.

El tampón es un vehículo que arrastra baterías desde el exterior así como del área cercana a la vagina, las cuales tienen la capacidad de poder crecer y reproducirse generando el aparecimiento de flujo de coloración variable pero evidentemente fétido.

Por este motivo y principalmente por el riesgo elevado de desarrollar Síndrome de Shock Tóxico, se desaconseja el uso de los tampones, prefiriendo el uso de copa menstrual.

  1. Higiene

Aunque pareciera algo ya conocido, en la edad infantil no es raro encontrar menores con flujo vaginal o cambios del olor vaginal secundarios a la mala higiene, mala técnica al momento de defecar entre otras.

El baño diario es aconsejado además para la limpieza del área de la vulva puede hacer uso de un jabón neutro o íntimo con días de uso intercalado en los cuales solo lavarás dicha área con agua tibia.

  1. Evita los talcos y desodorantes vaginales.

Hasta hace unos años esta era una de las prácticas más utilizadas para evitar el mal olor vaginal sin embargo estudios preliminares han demostrado que los talcos contienen en su estructura química, componentes con alto potencial cancerígeno sobre todo ovárico.

Así también los desodorantes alteran el pH por lo que alteraran tus defensas a nivel vaginal quedando con mayor vulnerabilidad a bacterias infecciosas.

  1. Evalúa tu ropa.

Te recomendamos el uso de ropa hecha a base de algodón evitando el uso de telas sintéticas, dado que generan más calor local, alterando el grado de humedad y pH de la vagina.

La ventaja de la ropa de algodón es que permiten la transpiración además que mantiene casi sin alterar el olor vaginal.

  1. Cuidados del Vello Púbico.

Contrario a lo que aprendieron tus abuelitas que el vello púbico no se debe tocar jamás, hoy en día se ha descubierto que haciendo un recorte del vello se evita la retención de sudor y de gotas de orina, lo cual es beneficioso para ti pues evitará el mal olor vaginal.

  1. Controla el olor durante el ciclo menstrual.

El olor vaginal durante el ciclo menstrual varía muy poco del periodo sin hemorragia, sin embargo amerita un cuidado más minucioso pues como hemos mencionado la sangre retenida por un tampón por ejemplo sería el medio ideal para el crecimiento bacteriano.

La menstruación incluye células del endometrio (porción interna del útero), el cambio de estas células con el tiempo y en presencia de sangre provoca ciertos flujos que pueden tener un olor diferente al normal sui géneris y acompañarse además de un color distinto, así:

Secreción vaginal blanca y sin olor:

Generalmente se le observa en los días últimos de menstruación, es normal.

Flujo blanco con mal olor:

Luego de que termina la menstruación, tus defensas a nivel vaginal pueden estar bajas por lo que los hongos tipo cándida albicans pueden generar este flujo es más espeso que el normal, algunas veces con grumos y genera prurito.
Este flujo también es frecuentemente encontrado en diabéticas y en embarazadas, presentándose con un olor fétido.

Flujo Gris cremoso:

Este flujo por lo general es asociado a olor a pescado por lo que indica una Vaginosis bacteriana, para la cual necesitarás tratamiento y evaluación por tu médico particular.

Secreción Vaginal verde grisácea:

Consecuencia de la infección por trichomonas vaginalis, la cual es una ameba que se aprovecha de la baja cantidad de lactobacillus y de la sangre de la menstruación para reproducirse y generar infección.

Flujo amarillo-verdoso:

La secreción es característica de Neisseria gonorreae, esta infección al igual que las dos últimas deberá ser tratada para evitar la infección de las trompas de falopio con posibles daños en tu fertilidad.

Secreción marrón oscuro:

Puede o no ser mal oliente, es característico luego de haber menstruado o de haber presentado hemorragia vaginal por otra causa. SI esta se mantiene por más de una semana posterior tu menstruación, deberás consultar con tu médico para realizar pruebas como ultrasonido, gram y cultivos de secreción, para descartar un proceso grave.

¿Qué remedios caseros puedes utilizar?

Baño con Bicarbonato  de sodio

Esta técnica ayudará a mejor el pH de tu área genital al mismo tiempo que mejora el olor vaginal. Para ello necesitaras:

  • Un vaso
  • 1 taza y media de bicarbonato de Sodio en polvo
  • Agua potable.

Estando en la ducha realizas la mezcla de los materiales hasta que esté completamente disuelto el bicarbonato y realizas una limpieza de tus genitales.

No existe una recomendación en cuanto a cada cuanto tiempo realizarlo, deberá ser evaluado en base a cada paciente y lo complicada que pudiera estar una infección.

Consumo de yogur

La mayoría de yogur comerciales tienen en su composición lactobacillus y probióticos ambos son recomendados para aumentar los niveles de los mismos a nivel vaginal.

Recuerda que los lactobacillus son tu mejor defensa a nivel vaginal, mantenles sanos y ellos lucharán por ti.

Algunos recomiendan realizar lavados del área genital con yogur, sin embargo hace falta consenso en la forma de hacerlo y de los beneficios que ello conlleva.

Lavados vaginales con vinagre

Como hemos descrito el pH y el grado de humedad de la vagina determinan el bloqueo de crecimiento de bacterias oportunistas.

Necesitarás:

  • Una bañera
  • Agua tibia
  • Vinagre 3 tazas

En tu ducha siéntate sobre la bañera que contiene el agua con vinagre, realizando esto unas 5 veces por 5 días, mejorarás el pH eliminando bacterias infecciosas y mejorando el olor de tu zona íntima.