Ferritina alta y hemocromatosis: ¿Qué implica el exceso de hierro en sangre?

La ferritina es una proteína y una de las formas de reserva de hierro principales en el cuerpo. Este mineral es esencial para la vida y para la construcción de hemoglobina y mioglobina, proteínas que transportan el oxígeno desde los pulmones hasta el resto del cuerpo y los músculos. Así como el resto de los minerales, el hierro lo obtenemos de nuestra alimentación y se almacena en el cuerpo para tener reservas.

ferritina altaComúnmente se conoce que una alteración en los niveles de hierro puede generar distintos tipos de enfermedades y patologías, sobre todo, y la creencia popular solo apunta a cuando hay deficiencia de este mineral. La anemia ferropénica es, en efecto, un tipo de anemia producida por las bajas cantidades de hierro en la sangre cuyas causas son multifactoriales.

Sin embargo, así como un déficit puede generar afecciones, el exceso de hierro en sangre también es nocivo y conduce a enfermedades delicadas como la hemocromatosis, una enfermedad que afecta hasta un 10% de los europeos, según estudios, y que explicaremos más adelante.

Pero, para poder entender cómo afecta la ferritina alta al organismo, primero aclaremos unos detalles básicos:

¿Cuáles son los niveles normales de ferritina en sangre?

La ferritina es un tipo de proteína que puede almacenar hasta “4000 o 4500 átomos de hierro” que se encuentra en los glóbulos rojos de la sangre. Esta proteína se encuentra distribuida en el cuerpo y le permite a los médicos y bioanalistas determinar la cantidad de hierro almacenada en el organismo.

En condiciones normales, en personas que cuentan con un buen estado de salud, la cantidad de hierro en sangre puede variar de la siguiente manera:

  1. Entre 3.5 y 4 gramos de hierro en mujeres
  2. Entre 4 y 5 gramos de hierro en hombres

De acuerdo con la Asociación Española de Hemocromatosis (AEH), este micronutriente se almacena principalmente en el hígado a modo de reservas, mientras que otro porcentaje se encuentra circulante en el organismo, el cual es el que, a través de un análisis de sangre de ferritina, ayuda a determinar si los niveles de hierro están más bajos o altos de lo normal en el organismo y así poder precisar un diagnóstico preciso.

En un examen de sangre, el indicador de hemoglobina da indicios de la cantidad de glóbulos rojos presentes en el organismo, pero esto no es un indicador exacto de hierro en sangre. Para ello es necesario el examen de ferritina sérica, el cual es un examen especial que no se incluye en los tests de rutina y que se usa para determinar algunas enfermedades relacionadas al déficit o exceso de hierro, disfunciones en órganos y hormonas, malnutrición, etc.

El rango de valores normales de ferritina en sangre es:

  1. Para hombres: Entre 12 a 300 nanogramos por mililitro.
  2. Para mujeres: Entre 12 a 150 nanogramos por mililitro.

Usualmente este rango de valores puede variar de un laboratorio a otro. Sin embargo, estudios han determinado que los valores por encima de 200 es indicativo de ferritina alta y comienzan a ser desventajosos para el cuerpo humano.

Causantes de la elevación de ferritina en sangre

Abuso de Alcohol

Existen diferentes causas que pueden generar la ferritina alta en el organismo. Una de las causas internas es el aumento de hierro corporal y existen tanto factores hereditarios como de hábitos, dieta y otras patologías subyacentes.

  • La hepcidina es una hormona de origen hepático que se encarga de la regulación del hierro. Cuando hay deficiencia de esta, el hierro suele aumentar y viceversa. Cuando hay inflamación, la síntesis de hepcidina se incrementa y con ella se puede observar una ferritina alta.
  • Enfermedades infecciosas
  • Abuso de alcohol
  • Enfermedad hepática
  • De acuerdo con el portal Medical News Today, la ferritina alta puede deberse a enfermedades inflamatorias crónicas, como la artritis reumatoidea.
  • Hipertiroidismo
  • Algunos tipos de cáncer como Linfoma Hodkins
  • Según estudios, algunas formas de anemia también pueden ser inducidas por la ferritina alta. Para ello, recomiendan la visita con un hematólogo.

Entre una de las causas de tener altos niveles de hierro en sangre es debido a un factor genético, el cual es asociado a una enfermedad conocida como hemocromatosis.

Hemocromatosis: la enfermedad común del exceso de hierro

La hemocromatosis es una enfermedad caracterizada por la excesiva absorción (y por lo tanto acumulación) de hierro en el organismo.

Como lo afirma Marcos Vásquez, un conocido blogero y especialista del mundo fitness y nutrición, anteriormente la dieta del ser humano que se basaba en la cacería y recolecta aportaba la cantidad de hierro necesario. Cuando la dieta cambió a los productos de la granja, “alta en cereales”, la anemia por la falta de este micronutriente afectó a las personas, creando una mutación genética para compensarlo.

La proteína de hemocromatosis humana (HFE) se encarga de la regulación del hierro en la sangre. Una mutación de este gen es la causa más común de esta enfermedad, según los estudios.  Este tipo de hemocromatosis heredada es más frecuente en hombres mayores de 50 años, aunque también se puede diagnosticar en mujeres y personas jóvenes.

¿Qué puede producir esta enfermedad?

Un exceso de hierro en la sangre puede convertirse en una “sustancia peligrosa capaz de generar radicales libres”, según la Asociación Española de Hemocromatosis. Estas químicos reaccionan con un potencial de ocasionar daños severos en órganos como hígado, corazón, páncreas, articulaciones y sistema endocrino. También un exceso de este micronutriente está relacionado al padecimiento de cáncer de hígado.

La hemocromatosis es más común en personas del mundo occidental debido a los componentes de su dieta, en los que se incluyen grandes cantidades de cereales y harinas.

Es importante aclarar que existen factores por los que la enfermedad se puede adquirir, aunque no se posea la mutación del gen HFE. Un ejemplo es en personas que padezcan de alguna enfermedad que les produzca anemias graves que requieran transfusiones recurrentes, afectando tanto a jóvenes como adultos. También se puede encontrar como hemocromatosis neonatal, una afección grave considerada una enfermedad autoinmune.

¿Cómo sé si la padezco?

Algunos síntomas de la hemocromatosis son:

  1. Dolores en las articulaciones e inflamación
  2. Debilidad o falta de energía
  3. Fatiga
  4. Insuficiencia cardíaca
  5. Coloración oscura o amarillenta en la piel por insuficiencia hepática
  6. Impotencia sexual por deficiencia de hormonas sexuales

Para su diagnóstico, es necesario realizarse una prueba de ferratina sérica o una prueba denominada Índice de Saturación de Transferrina (IST). Cuando hay ferratina alta, después de ciertos otros parámetros, se puede evaluar el diagnóstico de esta enfermedad.

¿Qué sucede si tengo la ferritina alta?

Tener altos niveles de ferratina en sangre puede ocasionar:

  • Enfermedades cardíacas y cardiovasculares: Según las investigaciones, una dieta rica en hierro y exceso de ferritina puede ocasionar problemas en el miocardio, incluyendo infartos.
  • Anormalidades en metabolismo: en ocasiones, la ferritina alta puede ser ocasionada por una disfunción metabólica o dismetabolismo. Esta condición puede llevar a padecer enfermedades como diabetes. De hecho, según estudios, los altos niveles férricos en sangre están relacionados con el desarrollo de diabetes tipo 2.

Además, otros trastornos metabólicos pueden producirse, afectando el sistema endocrino, síndrome metabólico y acumulación de lípidos, altos índices de colesterol, entre otros.

  • Cáncer: Debido a que el hígado es el principal almacén de esta proteína, un exceso de la misma podría desencadenar en enfermedades como cáncer de hígado o cirrosis hepática.
  • Cataratas en edad precoz: La incidencia de cataratas en personas jóvenes también puede ser una consecuencia de tener altos niveles de ferritina sérica.
  • Enfermedades neurodegenerativas:Investigaciones han encontrado que la enfermedad de Alzheimer está correlacionada con los niveles de ferritina y transferrina en el organismo.

Como controlar los niveles de hierro en sangre

Si se conoce que se tiene ferritina alta, existen varios mecanismos médicos que se pueden aplicar dependiendo de la causa subyacente que la este originando el exceso de hierro en sangre. Es por ello que un diagnóstico es categórico a la hora de recetar o aplicar procedimientos. Algunos de los tratamientos para reducir la presencia excesiva de este micronutriente son:

  1. Flebotomías
Flebotomía

Cuando un paciente tiene exceso de hierro en sangre, digamos un supuesto de que padece de hemocromatosis, se le puede realizar un tratamiento de flebotomía. Esta eficaz técnica consiste en la extracción de “450 mL de sangre que debe contener un 0.2 gr de hierro” y debe realizarse semanalmente hasta que los niveles de ferritina sérica se reduzcan hasta los <50 microg/L, de acuerdo con la AEH.

Este procedimiento debe ser controlado por un especialista para evitar el riesgo a sufrir anemia por descompensación férrica.

Es por esta razón que donar sangre, aparte de ser una buena labor, puede mejorar aspectos de la salud y reducir los niveles de ferritina si estos están altos. Sin embargo, para poder donar es necesario cumplir con cierta cantidad de requisitos que deben ser analizados por un especialista (no podrás donar sangre si sufres de anemia, por supuesto).

  1. Dieta y alimentación

Como es de esperarse, para reducir los niveles de hierro en sangre es necesario evitar alimentos enriquecidos con este mineral y consumir los que inhiban la absorción del mismo. Las buenas noticias es que productos como el café o el té son ideales para eso.

El té es alto en taninos, por lo que es un coadyuvante de la reducción de los niveles de ferritina. Los taninos también están presentes en el vino, berenjenas, espinacas y lentejas, los cuales reducen la biodisponibilidad de hierro a través de mecanismos químicos.

Asimismo, una dieta alta en fitatos o ácido fítico presentes en legumbres como la soja, frutos secos o nueces, salvado de trigo y avena pueden ayudar a reducir la absorción y almacenamiento de hierro en el cuerpo.

Los alimentos ricos en calcio como la leche, leche de soja, garbanzos y brócoli ayudan a reducir la absorción de hierro.

Como es de esperarse, la carne, pollo y pescado deben reducirse si la intención es disminuir la cantidad de hierro circulante en la sangre. Estudios determinan que las carnes aumentan la biodisponibilidad de hierro a grandes escalas, una de las razones por la que su consumo es incrementado en dietas para personas que padecen de anemia.

  1. Consumo de quelantes
Cúrcuma

Los quelantes son productos químicos que tienen la capacidad de combinarse con ciertos metales para despejarlos de toxicidad. Estos compuestos presentes en algunos alimentos ayudan a desechar los metales a través de la orina.

La cúrcuma es excelente para la salud en distintos aspectos, y uno de ellos es que ayuda a neutralizar la reactividad del hierro en la sangre. Otros alimentos ricos en quelantes naturales son el cilantro, el jengibre, las cerezas, té verde, manzanas y arándanos.

 

Conclusiones

En cualquiera de los casos, si se presenta alguna sintomatología relacionada, el médico tendrá que recetarle exámenes de sangre para poder determinar si los síntomas se deben a la ferritina alta o alguna deficiencia en la absorción del hierro.

Para todos los diagnósticos, incluyendo el de hemocromatosis, se debe consultar a un médico especialista quien se encargará de dar los tratamientos adecuados para cada tipo de afección.

X
Unase a la lista de espera Le informaremos cuando el producto llegue en stock. Simplemente deje su dirección de correo electrónico válida a continuación.
Email Cantidad No compartiremos su dirección con nadie más.