Coronavirus y Vitamina D: cómo protegernos mejor

Al fortalecer nuestro sistema inmune, estamos logrando prevenir y luchar contra el coronavirus, ¿Pero cómo podemos lograr eso? Existen ciertos suplementos y vitaminas, como la vitamina D que te pueden ayudar a reforzar tu sistema inmune.

Los rayos UVB del sol también son una fuente de vitamina D, sin embargo, con esta cuarentena implementada como medida preventiva ante la infección por el coronavirus (COVID19), es necesario obtener de otras fuentes de esta importante vitamina.

Pero primero debemos saber un poquito sobre qué es, cómo actúa en tu sistema inmune y qué papel puede tener en ayudar a evitar complicaciones de la pandemia que nos aqueja actualmente.

Vitamina D

¿Qué es la vitamina D?

También llamada calciferol, la vitamina D es  un grupo de moléculas liposolubles que son micronutrientes importantes para la salud. Su deficiencia, podría desencadenar enfermedades como osteosporosis y raquitismo.

 

¿Qué función tiene esta vitamina?

Tiene muchas funciones, entre las principales está:

  • Participar en la absorción del calcio en el intestino.
  • Primordial acción a nivel del crecimiento y desarrollo de los huesos y dientes en los niños.
  • Reduce la pérdida de la densidad mineral ósea en mujeres menopáusicas.
  • Ayuda al calcio para que se mantenga fijo en los huesos y no se elimine por la orina.
  • Regula los niveles de fósforo en la sangre y en los riñones.
  • Controla o inhibe los niveles de la hormona paratiroidea.

¿Qué papel juega en nuestro sistema inmune?

Sistema Fagocítico Mononuclear
Sistema Fagocítico Mononuclear

Ayuda a modular el sistema inmune, ya que promueve la transformación de monocitos (un tipo de glóbulo blanco de la sangre) en macrófagos, que son las células que conforman el sistema fagocítico mononuclear, que tiene un papel importante en el sistema inmune.

Las deficiencias de vitamina D también están asociadas con otras enfermedades del organismo. Si el cuerpo tiene un nivel muy bajo de esta vitamina, estará más expuesto a las infecciones del aparato respiratorio superior, así como de enfermedades autoinmunes, alergias, problemas cardiovasculares, obesidad, diabetes de tipo dos y síndrome metabólico.

Conociendo los efectos del coronavirus sobre el sistema respiratorio, un déficit de la vitamina D pudiera ser un agravante ante la lucha contra el COVID19.

¿Cómo la podemos obtener?

Tomar sol como fuente de vitamina D
Tomar sol como fuente de vitamina D

A través del sol, los rayos UVB son la fuente principal, ya que permite una síntesis de la vitamina D a nivel de la piel, pero ante el encierro provocado como prevención a la infección del coronavirus, muchos no tienen acceso a la luz solar, y la exposición ante ventanas y balcones no nos garantiza obtener sus niveles necesarios en nuestro organismo.

Lo que se sugiere al tomar el sol desde casa, es exponerte por al menos 15 minutos al sol, desde el balcón, terraza o desde la ventana, sin sus vidrios ya que éstos filtran los rayos UVB.

Pero no hay razón de preocuparse, hay otras vías por medio de las cuales podemos obtener la fuente de vitamina D, como los diversos complejos o suplementos multivitamínicos y a través de nuestra alimentación.

¿Qué tipos de vitamina D existen?

Existen dos tipos de vitamina D:

  • Colecalciferol (vitamina D3), se encuentra presente en los alimentos de origen animal.
  • Ergocalciferol (vitamina D2), se encuentra presente en los alimentos de origen vegetal.

La vitamina D3 es mejor que la D2, ya que se absorbe hasta un 30% más eficientemente por el organismo.

¿Qué alimentos debemos consumir?

Alimentos fuentes de vitamina D
Alimentos fuentes de vitamina D

Existe una amplia fuente de alimentos ricos en vitamina D, así que no debería generar estrés el hecho de estar encerrado y no recibir la cantidad suficiente de vitamina.

  • Los pescados azules como el atún, el salmón, la sardina, la trucha, la caballa, los boquerones, el arenque.
  • El hígado de bacalao y el de ternera.
  • La yema de huevo.
  • Los hongos o setas.
  • Alimentos procesados y enriquecidos con vitamina D, como la leche, el yogur, la margarina.
  • Cereales y pan también fortificados con vitamina D2 y D3.
  • El tofu.

Lo recomendable es consumir unas 2 o 3 raciones de pescado a la semana, alternando tanto el pescado azul como el blanco y unas 3 raciones de huevos semanales.

Aquí te damos una guía de las cantidades de vitamina D que necesita tu organismo:

  • Nacimiento hasta 12 meses: 400 UI.
  • Niños entre uno y 13 años: 600 UI.
  • Adolescentes entre 14 y 18 años: 600 UI.
  • Adultos de 19 a 70 años: 600 UI.
  • Adultos mayores de 71 años: 800 UI.
  • Mujeres embarazadas y lactando: 600 UI.

Es muy importante, que mantengamos un correcto nivel de ejercicio físico. Al movernos, la sangre se moviliza logrando que llegue al hueso una mayor cantidad de vitamina D. Por tanto, es necesario andar unos minutos por casa, hacer pequeños recorridos y no olvidar el deporte.

¿Qué pasa si hay insuficiencia de esta vitamina?

Se han reportado casos de raquitismo en niños, osteosporosis y osteomalacia, en adultos. También se asocia a la aparición y complicación de enfermedades como el cáncer, la diabetes, hipertensión, enfermedades autoinmune y depresión.

Entre las personas de mayor riesgo están:

  • Mujeres embarazadas y lactantes, especialmente adolescentes y mujeres jóvenes.
  • Bebés y niños menores de 5 años.
  • Personas mayores de 65 años.
  • Personas que tienen poca o ninguna exposición al sol. Esto incluye el encubrimiento por razones culturales, personas que están confinadas en sus casas o que permanecen en el interior por largos períodos de tiempo.
  • Personas con piel más oscura, como el origen africano, africano-caribeño y del sur de Asia. Estos grupos no pueden producir tanta vitamina D como aquellos con piel más pálida.

¿Puede curar el COVID19?

No es una cura de la infección por coronavirus, pero si puede ejercer un efecto protector de infecciones en pacientes sin patología o con enfermedad pulmonar, el aporte de la vitamina D puede mejorar las condiciones de los pacientes para que puedan defenderse con mayores oportunidades del COVID19 e incluso ayudar también con otros virus e enfermedades.

¿Qué dicen los estudios?

Aunque no aún no haya evidencia científicas definitivas que avalen que la vitamina D pueda curar o actuar directamente en la infección por coronavirus (COVID19), hay teorías que refieren que los bajos niveles de vitamina D en las poblaciones de China y Corea, podrían estar relacionados con el elevado número de infecciones y muertes por SARS causado por el coronavirus, niveles que también varían en la población europea.

Asimismo, mencionan la relación del déficit de esta vitamina con la edad avanzada y determinadas patologías crónicas (cáncer, hipertensión, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, diabetes mellitus, enfermedad cardiovascular), condiciones consideradas como factores de riesgo para padecer una COVID19 grave.

Sin embargo, aún no existen estudios ni evidencias definitivos que avalen esto, pero otros estudios relacionados con afecciones respiratorias podrían ser la vía precedente:

En un estudio realizado en el Afganistán, una dosis elevada de vitamina D3 administrada (junto con antibióticos) a niños de 1 a 36 meses hospitalizados por neumonía redujo su recidiva en niños que vivían en una zona con gran carencia de vitamina D.

Otro estudio demostró que los pacientes que recibieron vitamina D presentaron menos crisis asmáticas, el número promedio de ataques por paciente por año se redujo de 0,44 a 0,28 con la vitamina D y redujo el riesgo de asistir al hospital con una crisis asmática aguda de 6 por 100 a cerca de 3 por 100.

¿Cómo sé si consumo suficiente cantidad de vitamina D?

Como la vitamina D puede provenir del sol, los alimentos y suplementos dietéticos, la mejor forma de medir el nivel de vitamina D en la sangre es a través de la  denominada 25-hidroxivitamina D. Los niveles se indican en nanomoles por litro (nmol/L) o nanogramos por mililitro (ng/mL), donde 1 nmol/L = 0.4 ng/mL.

En general, los niveles inferiores a 30 nmol/L (12 ng/mL) son demasiado bajos para la salud de los huesos o la salud general, y es probable que los niveles superiores a 125 nmol/L (50 ng/mL) sean demasiado elevados. Los niveles iguales o superiores a 50 nmol/L (20 ng/mL) son suficientes para la mayoría de
las personas.

Prueba para detectar Vitamina D

¿Cómo puedo medir de forma sencilla mis niveles de vitamina D?

Diagnostico en casa tiene la solución, con su prueba deficiencia o insuficiencia de vitamina D.

Es muy fácil y lo mejor de todo: lo puedes hacer desde casa, sin tener que salir y arriesgarte a infectarte por coronavirus. Sólo se necesita de una pequeña muestra de sangre, una pequeña gota procedente de cualquiera de tus dedos, a través de una lanceta.

Conociendo las distintas fuentes de vitamina D, y su efecto positivo sobre nuestro sistema inmune, podemos hacer esos pequeños ajustes en nuestra alimentación, realizar la toma de sol desde nuestro hogar, sin tener que arriesgarnos a la infección por el coronavirus y protegiéndonos mejor.

X
Unase a la lista de espera Le informaremos cuando el producto llegue en stock. Simplemente deje su dirección de correo electrónico válida a continuación.
Email Cantidad No compartiremos su dirección con nadie más.